PSICOLOGO CUERNAVACA-PSICOTERAPIA

PAREJA-RELACIONES MAS EQUILIBRADAS

05 Feb 13 - 22:41

RELACIONES MAS EQUILIBRADAS

Cuando Paula llamó con el fin de concertar una cita para su hija de cinco años, y por lo poco que ella me dijo, lo primero fue descartar inmadurez en el desarrollo psicofisiológico o trauma en la pequeña, hecho esto, me hice las siguientes preguntas:
 
¿qué estará sucediendo entre la pequeña y su madre o padre?, ¿qué estará sucediendo entre los padres?, o más precisamente, ¿qué estará pasando en esta familia para que una pequeña de cinco años requiera de intervención psicoterapéutica?.
 
 
 En base a estas consideraciones, pedí una primera entrevista con los padres de la niña. Si esta primera entrevista me permitía comprobar la veracidad de mi hipótesis, mi propuesta para ellos, consistiría en terapia de pareja.
 
Paula y Gerardo, llegaron a la entrevista, legítimamente preocupados por el bienestar y desarrollo de su pequeña hija. Forman una familia desde hace ocho años. Antes de casarse  vivían en ciudades diferentes, y se encontraban solo los fines de semana. Gerardo tenía un trabajo por horas, Paula un trabajo estable y con proyección hacia el futuro.
 
Para casarse con Paula, Gerardo cambio de residencia. Se casaron cuando ella tenía treinta y el treinta y dos. Ambos trabajaban desde el principio y compartían los gastos de la casa. Los roles de cada uno no estaban claramente definidos, pero esto parecía no ser importante.
 
Con el nacimiento de la pequeña María Paula, las cosas empezaron a cambiar. Hace ya cuatro años que Paula corre con los gastos de la casa, porque los ingresos de Gerado han caído con la crisis que atraviesa el país, ella también se encarga de la pequeña después de que la recoge de la guardería, además de eso cumple a regañadientes casi con todas las tareas domésticas. Gerardo inició un negocio que atiende desde la casa, sin embargo no se implica mayormente en el cuidado de María Paula, ni en las labores de la casa.
 
Paula se siente cansada y decepcionada, pero no expresa abiertamente su malestar, por miedo a que Gerardo, deje de quererla, además se siente autosuficiente. Gerardo se siente  frustrado y enojado por su situación laboral y no valorado en sus esfuerzos por salir adelante, al igual que Paula, no dice nada, solo que a él le impide hablar el hecho de atravesar un momento de baja autoestima y sentirse incomprendido.
 
La relación de la pareja se ha deteriorado, no tienen actividades conjuntas y discuten continuamente sobre temas de dinero o acerca de la crianza de María Paula frente a ella, dejándola en medio de la confusión y la inseguridad.
 
Paula y Gerardo deben descubrir sus patrones relacionales, identificar sus necesidades, expresar sus deseos, aclarar sus malestares y establecer roles claros, con el fin de superar esta etapa y poder construir una relación más equilibrada que resulte gratificante y significativa para ambos. De esta experiencia, aprenderan a enfrentar nuevos retos en el futuro.
 
Aparentemente la problemática de la pequeña cumple una función amortiguadora de la situación de la pareja. Si ellos consiguen darle solución a sus problemas, lo más seguro es que María Paula no tendrá necesidad de asistir a terapia. 
 
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *